Tu vida son tus permisos

18 agosto 2020

¿Cómo sería tu vida si te dieras todos los permisos que necesitas?

En el mejor de los casos tendrías la vida que quieres y en el peor vivirías un montón de experiencias que podrían enriquecerte.

Hay veces que piensas o dices que quieres algo que en realidad no quieres pero no te atreves a reconocerlo delante de ti mism@.

Y hay veces que piensas o dices que quieres algo que en realidad sí quieres pero no te das permiso para ello.

No te abres a la posibilidad de que esto sea posible para ti.

¡Y la vida no te puede dar nada que tú no quieres recibir!

Por eso muchas veces fallamos en el camino hacia nuestras metas y sueños.

Nos enfocamos en la parte externa y hacemos y nos esforzamos pero a nivel interno ni siquiera nos habíamos dado permiso para eso.

Es como empezar a construir una casa por el tejado cuando lo más importante son los cimientos.

Así que primero me doy permiso para lo que quiero y después me enfoco en dar los pasos necesarios para conseguirlo.

Si lo hago al revés voy a sabotearme y frustrarme.

Así que te pregunto:

¿Qué es lo que quieres pero no te has dado permiso para ello?

Puede ser todo lo que tú quieras ser, hacer o tener: el trabajo de tus sueños, una relación satisfactoria, ganar más dinero, tener un cuerpo sano, mostrarte como eres, tener paz, tener tiempo libre, etc.

Todas las respuestas son válidas.

Y ahora pregúntate ¿por qué no te das ese permiso?

Descubrir el muro que te impide darte el permiso necesario es imprescindible para poder derribarlo.

Hasta donde sé ahora de mi propio proceso y observando los procesos de otras personas puedo dividir los muros en 3 grupos:

1. Los miedos – miedo al qué dirán, miedo a quedarme sól@, miedo a tener éxito, miedo al fracaso, miedo al amor, miedo a la intimidad, miedo a ser diferente, miedo a ser yo mism@, miedo a los compromisos, miedo a tener, miedo a no tener, etc.

2. La lealtad a la familia de origen

Te doy algunos ejemplos:

 * si mi madre ha sido infeliz en sus relaciones de pareja aunque eso ha sido su historia y sus elecciones por amor a ella yo elijo también serlo y no me permito tener una relación en la que puedo ser feliz

 * si mi padre y abuelo se han arruinado y han sufrido a causa de esta experiencia yo no me doy permiso a tener dinero o si lo tengo me arruino porque quiero ser fiel a la familia

3. Las distorsiones mentales como: no merezco, quién soy yo para merecer esto, si me doy este permiso dejarán de amarme, no se puede tener todo en la vida, mejor ser pobre pero honesto, el amor duele, mejor lo malo conocido que bueno por conocer, no tengo derecho a…, debería hacer…, etc.

Nuestra cabeza es una biblioteca llena de reglas, mandatos y creencias de ausencia de permisos.

Y sólo depende de ti si quieres renunciar a ellos y concederte los permisos que te van a permitir vivir tu vida en tus términos.

Una vez identificada la causa de tu resistencia el siguiente paso es preguntarte ¿por qué quieres darte el permiso que quieres darte?

¿Cuál es tu motivación interna para la transformación que deseas y que pasos concretos vas a dar para integrar el permiso que te estás dando?

Si tienes la motivación pero no sabes por donde empezar puedes descargarte la guía de permisos que te comparto.

Es un ejemplo de mi propio proceso que puedes personalizar a tu gusto.

Para obtener la guía rellena el siguiente formulario:

 

 Y ahora quiero saber de ti…

Cuéntame ¿cuales son los permisos que no te estás dando y por qué?

¿Estás esperando el permiso externo para darte permiso?

Recuerda que tienes libre albedrío que a lo mejor se te olvida usar y que en la medida que te permites a ti es cuando les puedes conceder el mismo derecho a los demás.

Te leo en los comentarios…

Un abrazo! 

Si te ha gustado este artículo compártelo.

 

2 Comentarios

  1. Ángela

    Hay Kalinka ni siquiera sabía que debía darme permiso, no tenía conciencia de esto. Gracias por hacerlo conciente gracias.

    Responder
    • Kalinka Ivanova

      Me alegro Ángela.
      Un abrazo!

      Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
¿Quieres que hablemos?