La nutrición higienista

04 mayo 2020

La salud es un estado de equilibrio en todos los niveles que se tiene que mantener constantemente y para construirlo hace falta juntar las piezas necesarias.

Los alimentos son una de las piezas más importantes y el combustible para obtener la energía que necesita el vehículo que ha elegido nuestra alma para esta vida física.

Cuantos más simples, frescos y naturales son mejor pueden ser absorbidos y utilizados como verdadera fuente de energía. Cuantos más apropiados son para el diseño original del cuerpo más beneficiosos son para el bienestar integral del conjunto.

La nutrición higienista está basada en los principios de la Higiene vital o el Higienismo.

El Higienismo como ciencia de la vida investiga todas las condiciones de las que depende la salud y los medios para sostenerla. Reconoce que el cuerpo humano es un organismo totalmente autosuficiente, que se autodirige, autoconstruye, se preserva a sí mismo y se autosana. Además, si goza de todas sus necesidades, es capaz de mantenerse en un orden de funcionamiento magnífico, completamente libre de enfermedad.

La alimentación es uno de los pilares para que esto ocurra y es nuestra responsabilidad aprender a comer de una manera que crea salud y respeta nuestro diseño original.

Para que la alimentación sea un aporte de energía y no un factor desvitalizante en nuestra vida es necesario tener en cuenta 3 claves importantes:

  • Combinar correctamente los alimentos
  • Respetar los biorritmos del cuerpo a la hora de ingerir los alimentos
  • Aprender a escuchar el cuerpo para evitar sobrealimentarse

La combinación de los alimentos es necesaria para que la digestión sea fácil y a la vez completa. El aparato digestivo posee una serie de enzimas especializadas en tareas diferentes y si queremos aprovechar al máximo los alimentos ingeridos tenemos que respetar estas limitaciones.

Esta acción especifica de las enzimas es importante, pues como hay varias etapas en la digestión, cada etapa requiere la acción de una enzima diferente, y las diversas enzimas son capaces de realizar su trabajo, siempre que el trabajo precedente haya sido correctamente realizado por la enzima que precede.

La correcta combinación de los alimentos permite que nos levantemos de la mesa ligeros, satisfechos, sin hinchazón y fatiga.

La segunda clave de la nutrición higienista es respetar los biorritmos del cuerpo a la hora de comer. El reloj biológico se rige por la luz solar y se divide en tres fases: fase de apropiación, fase de eliminación y fase de eliminación.

1. Etapa de ingestión y digestión – de las 12h a las 20h.

En esta etapa el cuerpo está preparado para recibir alimentos y el sistema digestivo segrega jugos gástricos en mayor cantidad. Si tienes hambre es el momento de comer.

2. Etapa de asimilación de los nutrientes – de las 20h a las 4h de la mañana.

En esta etapa el cuerpo extrae, absorbe y utiliza las sustancias nutritivas. Para asegurar que el ciclo de asimilar se complete es necesario irse a la cama con la digestión hecha.

¿Has notado cómo te sientes cuando cenas tarde?

Probablemente por la noche has tenido pesadillas, te has despertado un montón de veces y por la mañana te sientes como atontado y drogado. Como se ha alargado la fase de digestión por cenar tarde los alimentos no están listos para ser asimilados y por eso el ciclo de asimilación se ha alterado.

3. Etapa de limpieza – de las 4h de la mañana hasta las 12h del mediodía.

En esta etapa el cuerpo se libera de los desechos corporales y restos de alimentos que no se han usado.

Por eso lo ideal sería no comer o comer algo de fácil digestión como puede ser la fruta para que se pueda usar todo el ahorro energético para las tareas de desintoxicación.

De hecho, si te das cuenta cuando nos despertamos no tenemos hambre y comemos por hábito o porque pensamos que así lo tenemos que hacer.

¿Pregunta a un niño por la mañana si tiene hambre?

Cuando somos niños vivimos en el ser y estamos más conectados a nuestro instinto natural. Todavía no estamos contaminados por la mente y sus distorsiones y por eso somos capaces de escuchar y respetar más a nuestro cuerpo.

La tercera clave importante de la nutrición higienista es evitar sobrealimentarse. En nuestra sociedad actual la comida es la base de la vida social por lo cual la mayoría de las personas comen en exceso y eso hace que el trabajo del aparato digestivo es continuo. La digestión es el proceso que más energía consume y si tu energía está constantemente usada para esta función queda menos para la limpieza y la eliminación y esto inevitablemente aumenta el peso y la toxemia corporal. Por norma general, la limpieza de nuestro cuerpo siempre está en retraso y si no decidimos de manera consciente hacer algo al respecto obligaremos al cuerpo a generar crisis para desintoxicarse.

Comemos en exceso por un montón de razones porque nos hemos desconectado de nuestro cuerpo. Esto nos lleva a comer sin hambre, por hábito, porque es la hora, para tapar emociones, para combatir la fatiga y el aburrimiento, para estimularnos, para recompensarnos, porque alguien nos ofrece algo y no queremos quedar mal y la lista sigue…

Hacemos cosas incorrectas por razones correctas, pero si queremos disfrutar de un estado energético optimo necesitamos desaprender lo aprendido y obedecer a las leyes que rigen la vida de todos los seres habitantes de este planeta.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

¿Quieres que hablemos?