3 claves para tener y mantener una salud radiante

19 octubre 2020

La salud es el estado normal de un ser vivo. Se experimenta como equilibrio y armonía a nivel físico, mental y emocional y se tiene que mantener constantemente.

Por norma general, no somos conscientes y no percibimos este equilibrio hasta que se rompa. Por desgracia la mayoría de nosotr@s  valora su estado de salud sólo cuando lo pierde.

Y para que esto no ocurra en este artículo te voy a compartir 3 claves que te ayudarán a tomar consciencia de qué es importante para poder disfrutar de la salud radiante que como ser vivo mereces.

 

» Saber cómo tu cuerpo distribuye la energía vital

Al entender esto podrás colaborar con él y evitar el desperdicio innecesario de tu energía vital.

El cuerpo reparte la energía vital entre 3 grandes sistemas que mantienen la vida que son la nutrición, la relación y la eliminación. Cuando tu energía está usada en una de las sistemas hay menos disponible para las otras dos. 

Cuando tu energía está en el sistema de nutrición, o sea, cuando comes es necesaria para la digestión y asimilación de los alimentos. Después de comer sientes que necesitas un descanso y no ganas de escalar montañas.

Cuando tu energía está en el sistema de relación es cuando está destinada para atender las necesidades del mundo exterior. La estás usando para trabajar, pensar, hacer deporte, relacionarte con los demás, procesar emociones y lidiar con todos los desafíos de tu día a día. 

Acuérdate de esto si tienes la costumbre de hacer deporte después de comer. Tu cuerpo va a destinar la energía para la necesidad del momento que es el deporte, la digestión se tendrá que parar y el resultado de ella serán más toxinas.

Y por último, está el sistema de eliminación donde la energía vital se usa para la limpieza interna y regeneración diaria de tu cuerpo. Normalmente las tareas de limpieza van con retraso en nuestras vidas porque destinamos gran parte de la energía para comer y relacionarse. 

Y nos queda muy poca energía para la pausa que necesita el cuerpo para desintoxicarse y eliminar toxinas. Lo hace mientras dormimos ( a no ser que te robas del sueño para hacer cosas) o mediante un detox o un ayuno.

¿Te has preguntado o a lo mejor tú también lo has experimentado por qué muchas veces cuando la gente sale de vacaciones se pone enferma?

Este es el típico ejemplo de cómo el cuerpo aprovecha el tiempo de descanso para poner en marcha las tareas pendientes de limpieza que ha tenido que posponer debido al mecanismo de reparto de la energía.

Tu cuerpo es previsor y siempre trabaja para mantenerte con vida y proporcionar energía donde más la necesitas en cada momento. Y sabiendo cómo lo hace puedes participar de manera consciente en este proceso y dejar de derrochar tus reservas energéticas. Es más fácil ahorrar energía que crearla.

 

» El descanso digestivo

Para poder permitir un descanso a tu sistema digestivo es imprescindible aprender a distinguir entre el hambre real y el hambre falsa.

El hambre es la sensación a través de la cual tu cuerpo se comunica contigo para decirte que necesita repostar combustible energético.

El hambre verdadera es una sensación agradable acompañada de tranquilidad, lucidez mental y buen humor. Aumenta de intensidad aunque la ignores y no está orientada por el deseo de un alimento concreto. La espera para comer no te produce dolor, ni molestias, ni debilidad.

Cuando tienes hambre real es cuando tu cuerpo está preparado para ingerir alimentos, los necesita y los puede asimilar correctamente.

El hambre falsa aparece y desaparece. Suele estar acompañada de debilidad, irritabilidad, fatiga física, dolor de cabeza y cosquilleo en el estómago.

La manera más fácil de comprobar si lo que tienes es hambre verdadera o falsa es esperar 30 min. cuando aparece la sensación de tener hambre. Si esta sensación desaparece entonces es hambre falsa.

El hambre falsa está creada por tu mente por lo que ves o porque aparece un olor y éste te conecta con el deseo de un alimento concreto. Si por ejemplo estás acostumbrad@ a comer a una hora determinada y cuando llegue la hora te sientes inquiet@ o nervios@ porque se ha retrasado tu comida con unos minutos puedes estar segur@ que no experimentas hambre real sino que es falsa.

Es tu mente la que dicta en este caso por encima de las necesidades reales de tu cuerpo. Comer sin que exista una llamada natural es desaprovechar lo que se come y la razón principal de aumentar la toxemia corporal.

      

» Mantener alta la sensibilidad corporal

Cuanto más rápido reacciona tu cuerpo a lo que es tóxico para él más sano estás.

Esta capacidad que tenemos se llama reactividad somática y disminuye con el paso del tiempo debido a la toxemia que se va acumulando durante la vida.

Los niños tienen una reactividad alta y su cuerpo reacciona rápido a lo que es perjudicial y los ancianos lo contrario. Debido al nivel bajo de energía vital disponible su cuerpo no tiene fuerzas para reaccionar.

Manteniendo alta tu capacidad de reaccionar te aseguras que el nivel de toxemia que puede tolerar tu cuerpo será manejable y la enfermedad permanecerá lejos de ti.

Hay muchos factores que te pueden ayudar a estar más sensible a las señales de tu cuerpo y algunos de ellos son:

⇒ desarrollar la consciencia corporal y la escucha de tu cuerpo a través de la atención consciente

⇒ comer más alimentos en su estado natural

⇒ permitirte pausas digestivas

⇒ mantener equilibrio entre actividad y reposo

⇒ dormir suficiente – cada cuerpo es único y sólo tú puedes saber lo que es suficiente para ti

⇒ disminuir las fuentes enervantes de tu vida – entornos y personas que te quitan energía

⇒ darte espacio para canalizar de manera sana las emociones difíciles

Gozar de una salud radiante es un regalo. Depende de ti si quieres valorarlo y cuidarlo.

Espero que la información que te he compartido te sea de utilidad. 

Y si te ha gustado por favor compártela para que más personas se puedan beneficiar de ella.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This
¿Quieres que hablemos?